Sáb. Abr 13th, 2024

    El próximo 14 de febrero a la media noche vence el plazo para que los empleadores consignen las cesantías de sus trabajadores, recursos que deben ser depositados en las cuentas individuales que estos tienen en los cuatro fondos privados (Porvenir, Protección, Colfondos y Skandia), así como en el Fondo Nacional de Ahorro (FNA).

    (Lea también: Cesantías: ¿cómo las usaron los trabajadores en 2022?

    Aunque estos recursos pertenecen a millones de trabajadores formales, los mismos sólo se pueden usar para lo que está establecido en la norma: esto es vivienda y educación o en caso de que la persona se quede sin empleo, ante lo cual se podrá retirar total o de manera parcial presentando la carte al respectivo fondo, qu’accredite la terminación del contrato laboral.

    De hecho, el Gobierno y los propios fondos han insistido en que las cesantías son el verdadero seguro de empleo de los trabajadores ante la pérdida de su empleo, por lo que recomiendan, en lo posible, no hacer uso de esos recursos, salvo para lo que demande la ley.

    (Le puede interesar, además: Cesantías: ¿Cuándo y cómo pueden retirarlas?)

    “Estos recursos han sido aliados de los colombianos al momento de quedar sin empleo, ayudándolos a solver sus gastos mientras lograban reincorporarse. Fueron igualmente un apoyo en la consecución de vivienda, o en su educación o la de los suyos”, señala Santiago Montenegro Trujillo, Presidente de Asofondos.

    Solo el año pasado los trabajadores utilizaron un total de 7.9 billones de pesos de las cesantías que’estaban consignadas en los fondos, lo cual significa que los retiros en 2022 repuntaron 12.7 por ciento con respecto a 2021.

    Por rescisión de contrato fueron 2.900 millones (36,8 para el total), por. adquisición de vivienda, 2,12 billones (26,8 por ciento) y mejora o liberación de deuda de vivienda por 2,07 billones de pesos (26,3 por ciento). En educación, los retiros fueron de 580.000 millones, según Asofondos.

    uso eficiente

    Se estima que el 2023 no será un año fácil debido a la desaceleración de la economía, lo que sin duda, puede afectar la generación de empleo en el país. Por ello, se recomienda a los expertos en finanzas personales hacer un manejo prudente de las cesantías y no destinar esos recursos para otros usos distintos a los que manda la norma.

    Según Vladimir López, director de Productos Fintech de Home Capital Outlet, las cesantías son un trampolín para tener casa propia, porque pueden funger como parte de la cuota inicial o tener un mayor valor de la cuota inicial, lo que reduce el valor requerido en el credito hypotecario y, por ende, en la cuota mensual, facilitando así la capacidad de endeudamiento.

    Frente a este punto en particular, el experto señala que para aprovechar las cesantías de forma inteligente se debe:

    1. Usarlas como plan de ahorro para compra de vivienda: para adquirir patrimonio propio es necesario contar con el 30 por ciento del valor total de la propiedad, lo que equivale a la cuota inicial, razón por la cual los ahorros a largo plazo de las cesantías, serán una cifra atractiva para sumar a ese valor inicial , sobre todo cuando este monto permita aumentar la capacidad para acceder a financiamiento.

    2. Hacer uso de estas solo cuando sea necesario: podría resultar obvio, pero es indispensable resaltar que un propósito con fines a largo plazo es el destino ideal para las cesantías. Por esta razón, la recomendación es usarlas solo en los momentos necesarios y estratégicos, por ejemplo, un mal uso surgiría a estas cuando hay un cambio de trabajo.

    3. Usarlas como un ahorro para disminuir los costos financieros: para unir las cesantías con los ahorros personales destinados a la compra de vivienda no solo permitirán una buena capacidad de endeudamiento, sino también, una menor necesidad de deuda y la capacidad de abonos extraordinarios colgante la vigencia del crédito.

    compra de vivienda

    Y si dentro de los planes para este año, precisamente, están la compra de vivienda, sepa que los fondos han implementado mecanismos con el fin de facilitarles a sus afiliados la disponibilidad de sus recursos de manera ágil, de tal forma que pueden realizar, sin ningún inconveniente, el sueño de tener casa propia.

    Expertos de AFP Porvenir explican que para la adquisición de vivienda no hay un porche establecido de retiro de las cesantías. El trabajador puede hacer un retiro parcial o total del saldo de estas para ese fin o mejora de su vivienda, pago del impuesto predial o para hacer abonos al credito hipotecario.

    Erik Moncada, vicepresidente de Clientes y Operaciones de la AFP Porvenir, señala además, que si est trabajador independiente el retiro se realiza solo con el documento de identidad del afiliado y que los recursos los pueden destinar para compra de vivienda, terrenos o lotes. “Es importante tener en cuenta que en el futuro este proceso se podrá realizar completamente en línea, a través de los diferentes canales electrónicos disponibles”.

    Estos son los requisitos para realizar el retiro de los recursos:

    1. Documento de identificación y fotocopia ampliada al 150 por ciento.

    2. Promesa de compraventa, firmada por el comprador y el vendedor, autenticada en Notaría (si aplica) en caso de que sea para vivienda nueva.

    3. Certificado de libertad y tradición de la casa o lote a adquirente (si es usado).

    4. Tarjeta de aprobación del crédito (si aplica).

    5. Carta de Autorización de retiro parcial suscrita por el trabajador (que incluye la firma, nom y cargo de la persona qu’valida este trámite) la cual debe contener la siguiente información:

    6. Número completo del afiliado y/o su cónyuge o compañera o compañero permanente y número de documento de identificación.

    7. Valor autorizado de retiro parcial de los recursos de cesantías.

    8. Indicar el uso que se le dará a las cesantías. Ej. : Compra de vivienda