Vie. Mar 31st, 2023

    CIUDAD DE MÉXICO — Cerca de 200 mujeres siguen encarceladas en México bajo leyes antiaborto estatales obsoletas, a pesar de que el La Corte Suprema ha despenalizado el aborto el año pasado, dijeron los abogados.

    Algunas de esas mujeres tuvieron abortos espontáneos y nunca abortaron, dijeron los defensores. Sin embargo, todavía son castigados por muchas leyes estatales que consideran el aborto como una forma de homicidio.

    Las leyes se aplicaban incluso a las mujeres que no habían tenido un aborto, pero habían sufrido abortos espontáneos.

    El lento proceso legal para liberar a las mujeres que aún están encarceladas avanzó este mes cuando Aurelia García Cruceño, una mujer indígena de 23 años que acababa de salir de prisión después de tres años por aborto espontáneo. Pero muchas más mujeres siguen en la cárcel por intentar abortar, lo que ya no es un delito penal.

    García Cruceño creció en una comunidad indígena nahua en una de las regiones montañosas más pobres del estado de Guerrero. En 2019, un funcionario de la aldea local la violó y quedó embarazada. Se fue a vivir con unos familiares en el pueblo de Guerrero de Iguala, donde fue llevada al hospital por una hemorragia.

    Recibió una transfusión de sangre y tuvo un aborto espontáneo, luego se sorprendió al encontrarse esposada a la cama del hospital. Un policía le dijo que estaba acusada de una forma de homicidio.

    Aunque el náhuatl es su lengua materna, se vio obligada a firmar documentos legales en español.

    “Estaba muy triste, con mucha ansiedad”, dijo García Cruceño. En prisión, practicó español con otros reclusos, quienes dice que la alentaron.

    “Una mujer me dio un consejo que nunca olvidaré”, dice. “Aquí hay que ser fuerte, hay que ser valiente”, le dijo la mujer.

    Marina Reyna Aguilar, presidenta de la Asociación Guerrerense Contra la Violencia hacia la Mujer, dijo que el caso de García Cruceño es ilustrativo de lo que suele sucederles a las mujeres indígenas jóvenes y pobres.

    “Hay muchos casos como el de Aurelia”, dijo Reyna Aguilar. En Guerrero en 2022 hubo 108 mujeres asesinadas y 12 casos de feminicidio — casos de mujeres y niñas asesinadas a causa de su sexo.

    Guerrero es uno de los 26 estados de México donde aún no se han realizado cambios en los códigos legales estatales luego del fallo de la Corte Suprema en septiembre. El aborto se legalizó por primera vez en la ciudad capital de la Ciudad de México en 2007.

    Diez de los 32 estados de México tienen aborto despenalizado – la mayoría de ellos solo en los últimos tres años. Incluso en algunos de esos 10 estados, por ejemplo Oaxaca, los activistas por el derecho al aborto dicen que enfrentan desafíos persistentes al tratar de hacer que el aborto sea seguro, accesible y financiado por el gobierno.

    A pesar de que la campaña para despenalizar avanza, los activistas por el derecho al aborto dicen que las autoridades gubernamentales están haciendo muy poco para crear conciencia sobre el acceso al aborto y ayudar a las mujeres de bajos ingresos a pagar el procedimiento. Hace apenas unos días, el Ministerio de Salud emitió lineamientos sobre abortos en clínicas públicas.

    “Hay una necesidad de fortalecer las instituciones que tienen el mandato legal de defender los derechos de las mujeres”, dijo Reyna Aguilar.

    Una coalición de grupos de derechos humanos ha presentado amparos constitucionales en cinco de los 32 estados de México, buscando que las autoridades identifiquen y actúen sobre violaciones similares del fallo nacional.

    En el caso de García Cruceño, no fue sino hasta el 20 de diciembre, luego de pasar tres años en prisión, que el tema salió a relucir durante la rueda de prensa diaria del presidente Andrés Manuel López Obrador. El presidente prometió investigar el asunto.

    Esa noche, un juez dictaminó que no había pruebas suficientes para seguir reteniendo a García Cruceño. Ella fue liberada.

    Ahora dice que le sorprende despertarse en casa, no en una celda de la cárcel.

    «Es extraño», dijo García Cruceño. «Todavía no puedo creerlo cuando me despierto y veo a mi mamá».

    García Cruceño decidió regresar a la escuela secundaria; ella espera convertirse en maestra algún día. Y espera que su caso ayude a otros en el encierro.

    «No quiero que nadie pase por lo que yo pasé», dijo. «Nadie debe quedarse callado. Deben hablar sobre lo que les pasó».

    Por admin