Lun. Abr 22nd, 2024

    El nivel de vida de muchos latinoamericanos caerá este año debido a la desaceleración del crecimiento, la alta inflación y la incertidumbre global, advertido este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

    “Es probable que 2023 sea un año decepcionante para la región”, que aumentará un 1,8% (frente al 1,7% previsto en octubre).

    (Puede leer también: Desempleo: apropiadas son las ramas que más y menos crear trabajoon)

    Esto debe principalmente mucho de interés más alto -que encarecen el crédito-, está la caída de los precios de las materias primas -que exportaba la región-, explicando en un blog Gustavo Adler, Nigel Chalk y Anna Ivanova, del Departamento del FMI para las Américas.

    El Fondo anterior Brasil Crezca 1,2%, México 1,7%, Argentina 2%, Bolivia 2,9%, Ecuador 3%, Paraguay 4,3%, Perú 2,5%, Uruguay 3,6%, Venezuela 6,5%, Costa Rica 2,9%, República Dominicana 4,3%, El Salvador 1,7%, Guatemala 3,4%, Honduras 3,5%, Nicaragua 3%, Panamá 4% y Haití apenas 0,3%.

    Por su parte, el FMI proyecta que Colombia cree un 1,1% en 2023, una previsión menos al 2,2% proyectada anteriormente.

    Chile es el único país de la región porque su economía se contraerá este año, en un 1,5%.

    La inflación cede pero sigue alta

    La inflación está retrocediendo en muchos países, aunque seguirá alta en algunos como México (4,8%), Brasil (5,7%), Colombia (7,3%), Chile (5%), Uruguay (7,2%), Honduras (6,2%) o Nicaragua (6,1%).

    Y sigue siendo en niveles estratosféricos en Argentina, con pronósticos de 60% luego de casi 95% en 2022, o en Venezuela, con 150%.

    La intervención de los bancos centrales, enfriando la economía a través de un cuidado del costo del dinero, hace lo suyo, pero la inflación subyacente, que excluye precios volátiles como alimentos y energía, se mantendrá de todos los modos altos, en alrededor del 8 % en Brasil , México y Chile, y más aún en Colombia.

    «La desaceleración del crecimiento, la alta inflación y la incertidumbre global significan que muchas personas en la región bajarán en el nivel de vida este año y probablemente enfrentarán una mayor ansiedad sobria su futuro», aseguran los expertos en el blog.

    El creciente descontento social, que se agudiza durante la pandemiay la pérdida de confianza en las instituciones públicas, persiste en la región desde hace un tiempo.
    Sí que los más pobres fueron los más afectados por las consecuencias económicas del covid ha pesado sobre las ayudas gubernamentales, “como lo demuestra el incremento considerable de la pobreza”.

    El aumento de la inseguridad alimentaria es, según los autores del blog, otro de los síntomas de los efectos socioeconómicos de la pandemia.

    La cebolla, la yuca y el plátano, entre los alimentos más caros de Colombia.

    Foto :

    Jaiver Nieto. EL TIEMPO

    impuestos justos

    Él inestabilidad no solo golpea a los más pobres sino también a la class media, aunque en menor medida. “Gran parte de las pequeñas empresas tuvieron problemas pendientes de los confinamientos y los salarios de los trabajadores de ingresos medios se vieron aéroados por la posterior subida de los precios”, explican los autores del artículo.

    El potencial continuo de interrupciones ha podido erosionar la confianza y afectar la actividad económica. Para cambiar elviento, los expertos recomiendan llevar a cabo reformas económicas estructurales, aunque afirman que será «une ardua batalla».

    Segun el IMFel objetivo de los gobiernos debe ser estimular el crecimiento y atender las necesidades sociales de parte de la población.

    Para lograrlo, los bancos centrales deben seguir bajando la inflación de forma «tenaz». Se prevé que las tasas de interés no suban más este año en algunos países, aunque seguirán altas «durante algún tiempo».

    Los gobiernos deben destinar más a los pobres y buscar una reducción de la deuda pública, sin perser de vista que la confianza en su gestión seguirá cayendo a no ser «que hagan que los ricos paguen su parte justa de impuestos».

    «Estas reformas serán el principal medio, con el tiempo, para elevar el nivel de vida» de los habitantes de América Latina y el Caribe, concluyen los autores del artículo, publicado en el marco de la revisión de pronósticos económicos del FMI.