Dom. May 19th, 2024

    Isagén tomó la decisión de enfocarse 100 por ciento en las energías renovables, un propósito que va en línea con el camino que emprendió Colombia hace unos años y que el gobierno del presidente Gustavo Petro está empeñado en acelerar para acabar con la alta dependencia de los hidrocarburos que tiene actualmente el pais.

    Para reforzar ese compromiso, en diciembre del año pasado Isagén vendió Termocentro, la única térmica que tenía en su cartera y qu’representaba aproximadamente el 10 por ciento de su capacidad de generación.

    Esta ópera está plantada desde hace 26 años en el corregimiento de Puerto Olaya, municipio de Cimitarra, Santander. Funciona a gas, tiene una capacidad de 272 megavatios y tiene una duración de más de dos décadas con sido clave para brindar el respaldo de la energía que necesita el país.

    “La desinversión en Termocentro es consecuencia de la decisión estratégica de enfocarnos y comprometernos en la transición energética –que es clave en el mediano plazo, no solo para la empresa sino para el país– y seguir creciendo en renovables, nuestra gran apuesta. Creemos en el país, creemos que hay grandes oportunidades y vamos a seguir invirtiendo”, aseguró el presidente de Isagén, Camilo Marulanda.

    Luego de realizar esta operación, la capacidad instalada de Isagén suma cerca de 3.000 megavatios, que están repartidos en 14 hidroeléctricas, dos parques eólicos en La Guajira (Guajira I y Wesp 01) y dos granjas solares (Bosques de los Llanos 4 y 5) en el municipio de Puerto Gaitán, Meta.

    Estos cuatro últimos proyectos de energía renovable no convencionales comenzaron a operar en el 2022 y ya están entregando energía al sistema nacional.

    Asimismo, se ha culminado la construcción de otro megaproyecto solar llamado Sabanalarga, que tenderá a tener una capacidad de 100 megavatios y estará ubicado en el departamento del Atlántico. La idea es ponerlo en operación comercial a final de este año, tras una inversión cercana a los 500.000 millones de pesos.

    Hacia adelante, el plan de la compañía es seguir creciendo, sobre todo, en plantas solares y eólicas. Los aviones son agregar, al menos, 1,000 megavatios de capacidad adicional en los próximos cinco años. Para lograrlo, Isagén contempla la posibilidad de adquirir proyectos a otros desarrolladores o construirlos por cuenta propia.

    Aunque Camilo Marulanda afirmó que, posiblemente, en el tema de los permisos ambientales y sociales y las oportunidades que se ven, este crecimiento va a venir, en gran medida, de nuevas granjas solaresdebido «a la velocidad con la que podemos desarrollar esos proyectos ya las oportunidades que estamos viendo».

    Estas iniciativas aún se encuentran en la fase de evaluación, por lo tanto, todavía no se ha determinado en que zonas del país estarían ubicadas exactamente, pero lo que sí ha calculado es la inversión. Se estima que estaria, aproximadamente, entre 500 y 600 millones de dólares, que se financiarían con el flujo de caja de la empresa o con creditos.

    La oscuridad del dolar

    Las apuestas por las energías renovables en Colombia se han complicado un poco –no solo para Isagén sino para todas las compañías– a raíz de la devaluación que ha tenido el peso colombiano frente al dólar.

    Sí, más o menos, el 65 por ciento de los costos de un proyecto solar es en dólares porque los paneles y los inversores se importan desde otros pays.

    Por consiguiente, en la medida en que aumenta el precio del dólar, también aumentan los costos para construir grandes solares. y acabó impactando la rentabilidad. A estas mismas afectaciones se tienen que enfrentar quienes están construyendo parques eólicos o lo piensan hacer.

    En La Guajira la velocidad de venida es el doble de la media mundial, empresas como EDP Renovables, Celsia, Enel Green Power y AES Colombia están estrenando 14 proyectos.

    Para contrarrestar los sobrecostos que se pueden presentar, Camilo Marulanda dijo que, cuando se sanciona un proyecto, Isagén acostumbra hacer coberturas cambiarias por los futuros pagos en dólares requeridos, y de esta manera se controla la volatilidad de la tasa de cambio en Colombia.

    Sin embargo, esto no desaparece el hecho de que actualmente sea costoso más desarrollar un proyecto que hace un año. Pues en enero de 2022 esta divisa rondaba los 3.900 pesos y hoy se encuentra en 4.631,64 pesos, luego de comenzar el año sobre los 4.800 pesos.

    Foto :

    Cortesia de Isagen

    Más hidroeléctrica

    Los planes de crecimiento de Isagén también contemplan nuevas centrales hidroeléctricas. Por ello tiene planeado construir dos plantas en el departamento de Antioquia, que ya cuentan con licencia ambientalal igual que las lineas de conexion que permitiran inyectar esa energia a la red nacional.

    Una se llama Palagua, tenderá a 100 megavatios de capacidad y estará en torno al municipio de San Carlos, y la otra es Bartolomé –de 50 megavatios–, que se construirá en mediaciones del municipio de Puerto Berrío.

    Pero la compañía está esperando que el Gobierno Nacional anuncie que realizará una nueva subasta de carga por confiabilidad para definir si inicia la construcción de isos proyectos o no.

    Si la subasta no se lleva a cabo este año, como está previsto, Isagén entraría a realizar una evaluación “más profunda de los retornos y las condiciones para desarrollarlos”, manifestó Camilo Marulanda. La inversión que se podría estar destinando para estas hidroeléctricas estaría entre los 450 y los 500 millones de dólares.

    Pero la buena noticia es que el Ministerio de Minas y Energía ha confirmado que este es un año sí habrá una carga por Confiabilidad.

    Mas noticias

    ‘No hemos hablado de acabar con los contratos de explotación de petróleo’: Minminas

    Los vecinos de estas vias, a pagar mas de $ 13 billones por nuevo impuesto