Sáb. Feb 24th, 2024

    WASHINGTON — El líder republicano Kevin McCarthy repelió una rebelión conservadora y ganó las elecciones como el 55.° presidente de la Cámara el sábado por la mañana temprano, luego de un caótico enfrentamiento en la Cámara entre sus aliados y opositores de la extrema derecha y que puso fin a cuatro días de estancamiento.

    La estrecha victoria del republicano de California se produjo en la votación número 15, la quinta votación más larga en la historia de Estados Unidos por número de papeletas y la votación más larga en 164 años.

    McCarthy recibió 216 votos, y los seis críticos restantes del Partido Republicano acordaron votar presentes, lo que ayudó a reducir la cantidad de votos necesarios para ganar el codiciado mazo. Los 212 demócratas respaldaron a su candidato, el líder de la minoría Hakeem Jeffries de Nueva York.

    Cuando cruzó el umbral para votar, un radiante McCarthy recibió una fuerte ovación de pie y cálidos abrazos de sus colegas. Rindió homenaje a su esposa y familia en la galería de arriba mientras los republicanos coreaban «¡EE.UU.! ¡EE.UU.!»

    «Había una gran esperanza y luego un colapso y una reanimación», dijo a los periodistas el representante Patrick McHenry, RNC, ex miembro del equipo directivo de McCarthy que lo nombró anteriormente en la entrevista.

    «Hay tantos giros».

    Convertirse en presidente de la Cámara ha sido una ambición profesional para McCarthy, quien se desempeñó como miembro del personal de la Cámara y líder de la minoría de la Asamblea de California en Sacramento antes de ser elegido miembro de la Cámara en 2006. Un prolífico recaudador de fondos y abofeteador, ascendió metódicamente en las filas del equipo de liderazgo republicano de la Cámara: Jefe Adjunto Whip, Whip , líder de la mayoría y líder del Partido Republicano, durante los últimos 14 años.

    McCarthy, de 57 años, es ahora el republicano de mayor rango en la nación y el segundo en la línea para la presidencia.

    Jeffries entregó el mazo a McCarthy poco después de la 1 a. m. del sábado. En su discurso de aceptación, McCarthy prometió que la Cámara examinaría al presidente Joe Biden y su política.

    «Sabes, mi papá siempre me decía, no se trata de cómo comienzas, sino de cómo terminas», dijo McCarthy, hijo de un bombero. «Y ahora tenemos que terminar con fuerza para el pueblo estadounidense».

    La victoria de McCarthy se produjo poco después de que los ánimos se encendieran y estallara el caos en la Cámara de Representantes el viernes por la noche cuando McCarthy y sus aliados sufrieron la derrota en la 14ª votación consecutiva después de calcular mal que habían terminado de votar.

    Cuando sus críticos conservadores volvieron a negarle el martillo a McCarthy, el representante Mike Rogers, republicano por Alabama, el nuevo presidente del poderoso Comité de Servicios Armados, culpó al némesis de McCarthy, el representante Matt Gaetz, republicano por Florida, y comenzó a gritar enojado. El representante Richard Hudson, RN.C., tuvo que sujetar físicamente a Rogers, tirando de sus hombros hacia atrás y, en un momento, poniendo sus manos sobre la boca de Rogers.

    Otros que estaban cerca también intervinieron antes de que Rogers se marchara.

    «Fue un momento muy tenso y solo estaba tratando de contribuir a reducir la tensión», dijo Hudson mientras salía de la habitación.

    El representante Tim Burchett, republicano por Tennessee, estaba sentado entre Rogers y Gaetz cuando ocurrió el altercado. Fotografías demostrar que también trató de contener a Rogers.

    «Es solo un momento desafortunado, eso es todo. No debería haber sucedido. No debería haber cruzado esa línea», dijo Burchett a los periodistas. «Nadie me pondrá las manos encima, nadie me amenazará. Eso es todo. En pocas palabras.

    Momentos antes, el propio McCarthy había marchado desde su asiento, por el pasillo central, hacia Gaetz y la representante Lauren Boebert, republicana de Colorado, para tratar de cambiar sus votos actuales por el sí; eso habría asegurado el martillo parlante a McCarthy.

    Pero cuando fracasó, provocó a Rogers, quien sirvió junto a Gaetz durante años en el comité de servicios armados.

    «Solo otro viernes en el Parlamento», bromeó Burchett. «Sabes, la democracia no es algo bonito. Es una lucha todo el tiempo».

    El representante Mike García se fue, le da la mano al representante Kevin McCarthy el viernes después de nominarlo para la duodécima boleta electoral.Alex Brandon/AP

    Durante tres días esta semana, un grupo de unos 20 conservadores de línea dura votaron 11 veces consecutivas para evitar que McCarthy ganara el preciado martillo, incluso cuando el expresidente Donald Trump pidió personalmente a los que odiaban a McCarthy que pusieran fin a su oposición. Algunos le han pedido a McCarthy que se rinda, mientras que otros le han hecho demandas que han puesto en peligro su frágil coalición republicana de moderados y conservadores.

    El estancamiento dentro del partido paralizó la Cámara de Representantes, impidiendo que los 434 miembros prestaran juramento, que se aprobaran proyectos de ley y que se formaran comités. Algunos legisladores lamentaron haber perdido sus autorizaciones de seguridad y no poder recibir información clasificada.

    Marcó un comienzo difícil para la nueva mayoría republicana de la Cámara.

    Pero se produjo un gran avance el día 4 del enfrentamiento. Después de días de difíciles negociaciones a puerta cerrada, los líderes del ultraderechista House Freedom Caucus exprimieron una serie de concesiones de McCarthy. Incluyeron recortes de gastos prometidos; un conjunto de cambios de reglas que fortalecieron los poderes de los miembros y debilitaron el poder del orador; y dar a los miembros de HFC asientos en las reglas, asignaciones y otros comités poderosos.

    Una concesión clave que McCarthy hizo a los agitadores: restablecer una regla que otorga a un solo legislador el poder de forzar una votación para derrocar a un presidente en funciones a mitad de período, un cambio que casi seguramente perseguirá a McCarthy durante los próximos meses. Anteriormente, McCarthy había acordado que se necesitarían al menos cinco miembros para hacer esta «moción para dejar» el cargo de presidente.

    A cambio, cuando el empleado leyó el pase de lista para la votación número 12 el viernes, 13 de los 20 rebeldes Tory cambiaron su voto a McCarthy, dándole un impulso después de una semana agotadora de derrotas.

    En la siguiente votación, se les unió un 14º recalcitrante.

    En una escena dramática, los representantes Dan Bishop de Carolina del Sur, Josh Brecheen de Oklahoma, Michael Cloud de Texas, Andrew Clyde de Georgia, Byron Donalds de Florida, Paul Gosar de Arizona, Anna Paulina Luna de Florida, Mary Miller de Illinois, Ralph Norman de Carolina del Sur, Andrew Ogles de Tennessee, Scott Perry de Pensilvania y Keith Self de Texas y Chip Roy de Texas se pararon uno por uno en el piso de la Cámara y anunciaron su voto por McCarthy, aclamado cada vez por sus colegas republicanos.

    En la votación número 13, el representante Andy Harris, republicano por Maryland, también apoyó a McCarthy después de oponerse a él repetidamente.

    Una decimoquinta republicana, la representante Victoria Spartz de Indiana, reemplazó su voto actual con McCarthy.

    El nuevo apoyo aún no logró que McCarthy ganara la mayoría de los votos de todos los miembros de la Cámara, que necesitaba para ganar el mazo del orador. Pero le dio un impulso muy necesario mientras los miembros observaban de cerca si su apoyo disminuiría o aumentaría a medida que se prolongaba el enfrentamiento.

    El viernes por la noche, los últimos resistentes, una vez llamados los Never Kevins, admitieron que McCarthy sería elegido presidente. Debido a la mínima mayoría de cuatro escaños del Partido Republicano, necesitaba hasta el último voto para llegar a la meta.

    El representante Wesley Hunt regresó a Washington desde Texas, donde su esposa acababa de dar a luz prematuramente a su bebé. Y el representante Ken Buck regresó de su casa en Colorado, donde tenía una cita con el médico.

    Después de la votación exitosa, McCarthy, exhausto pero exuberante, entró al Statuary Hall, se paró frente a los reporteros y las cámaras de televisión y se aseguró de reconocer públicamente a Donald Trump.

    “Quiero agradecer especialmente al presidente Trump”, dijo McCarthy. «No creo que nadie deba dudar de su influencia. Estuvo conmigo desde el principio… Estaba totalmente comprometido».

    Él y su séquito luego entraron a la oficina del presidente. Encima de la puerta había un letrero nuevo: «Speaker of the House Kevin McCarthy».