Sáb. Feb 24th, 2024

    En coincidencia con el vigésimo aniversario de su presencia directa en Colombia, la firma francesa Louis Vuitton ha decidido aumentar su apuesta por nuestro mercado con la apertura de una ‘global store’ en el centro comercial Andino, en Bogotá.

    Como dice Yves Carcelle, expresidente de la prestigiosa empresa marroquinera, una ‘global store’ es una tienda en la que se consigue «lo mismo que en París y al mismo tiempo», es decir, todas las líneas de producción de la marca.

    El de Bogotá es el segmento local de esta región en la región –el de São Paulo (Brasil) abrió hace siete años– y uno de los 30 que hay en el mundo.

    Apropósito de esta apertura, que celebrará esta noche con una cena en el teatro Colón, EL TIEMPO habló con Alexandre Frota, el CEO de la firma para América del Sur.

    ¿Por qué abrir una ‘tienda global’ en Colombia?

    Colombia siempre fue un mercado estratégico en Suramérica. Estar 20 años ininterrumpidos acompañando el desarrollo del país nos ha permitido ser testigos de su crecimiento. Nuestra oferta se quedó pequeña para lo que es hoy el mercado nacional. Ahora queremos brindarles a nuestros clientes una experiencia más lujosa. Esta es una tienda de élite, pasó de un local de 80 metros cuadrados uno de 500. Está al nivel de las de EE. UU., Francia, Inglaterra e Italia.

    ¿Sí habrá ‘lo mismo que en París y al mismo tiempo’?

    Sí. De hecho, esto es más moderno que Brasil. Aquí los compradores podrán conseguir ropa, zapatos, productos para hombres, nuestros baúles y una línea de objetos ‘nómadas’, que son modelos especiales de decoración hechos por 16 diseñadores internacionales y que están disponibles en muy pocas de nuestras tiendas.

    ¿Ofrecerán el servicio de personalización de piezas, como en São Paulo?

    Si.Los compradores podrán incorporar un toque personal a sus objetos, que va desde arriba en iniciales hasta figuras que representan toda la pasión guna. Por ejemplo, an alguien que ama los barcos podemos hacerle una pintura alusiva en un baúl. Asimismo, la tienda de Bogotá contará con un salón de alta marroquinería, un servicio que consiste en que los clientes hagan pedidos, directamente a los talleres de Asnières-sur-Seine (París), sobre un modelo favorito con las piezas y herrajes que son Elian .

    ¿Cómo es el perfil del cliente de nuestro país?

    Es muy similar al resto de suramericanos: muy apasionados por viajar. la sofisticación de Tienen; ya que esto es un costumbrados para viajar por el mundo, son muy exigentes y piden un nivel especial en los productos.

    Vuitton es una marca que ha sabido combinar tradición y modernidad, para estos tenemos clientes desde los 15 hasta los 80 años

    Vuitton es una marca que sabe combinar la tradición y la modernidad, por eso tenemos clientes desde los 15 hasta los 80 años. Pero la mayoría de los compradores están en el rango entre los 40 y los 55 años.

    ¿Por qué no tienen rebajas?

    Creemos que las rebajas son una falta de respeto con quienes pagan un precio por un producto y meses después lo encuentran más barato. Además, Vuitton es un valor asegurado, la mayoría de nuestros productos son atemporales, no pierden vigencia. Por el contrario, un bolso que compraste hace 30 años ha valorizado a lo largo del tiempo.

    ¿Cómo ha cambiado el sector del lujo?

    Para nosotros, el lujo contemporáneo es la capacidad de dar al cliente un tratamiento individual y una vivencia de la marca. Actualmente, el lujo está enfocado a cumplir con las aspiraciones del cliente, está conectado con la noción de servicio y experiencia. Por ello, nuestra mayor inversión está en entender a fondo a todos nuestros clientes.

    Como parte de esto, los compradores tienen acceso a experiencias como la Fondation Louis Vuitton, uno de los museos más impresionantes de París, y la Casa de Vuitton. Todo esto nos permite consolidar el lujo como un estilo de vida que nos solo proviene de los productos.

    ¿Cómo le va a la marca con la piratería en Colombia?

    La piratería es una realidad en todo el mundo. Tenemos un departamento especializado en identificar a quienes hacen piratería de nuestros productos. El de Suramérica está en Argentina. Sabemos que es difícil extinguir este fenómeno y por eso hacemos una labor conjunta con el Gobierno. Pero la verdad es que no le tenemos miedo, porque no nos roba a nuestros verdaderos clientes.

    ¿Por qué cree que las empresas de lujo parecen inmunes a las crisis?

    Tenemos una profunda relación con los clientes. Esta es nuestra relación con un alto nivel de fidelidad, independiente de las situaciones macroeconómicas. Claro que la crisis puede impactar, pero esa relación nos da la certeza de que en esos momentos los clientes van a bajar el consumo de otras marcas, pero no el de Vuitton.

    Por último, ¿usted tiene algo que ver con un actor del mismo número?

    (risas) no. es homónima de un actor que empezó su carrera como galán de telenovelas en Brasil y después hizo cine para adultos. Pero hasta ahora no me ha generado problemas.

    MARIA CAMILA BERNAL Y BERNARDO BEJARANO GONZALEZ
    Redacción EL TIEMPO
    En Twitter : @Camibernald

    No solo de carteras vive el imperio frances LVMH

    La semana pasada, el gigante inglés del lujo acordó comprar, por 2.600 millones de dólares, a la británica Belmond Ltd., propietaria del famoso restaurante Club 21 de Nueva York y de más de 30 exclusivos resorts en varios lugares del mundo, desde San Petersburgo hasta Anguila, en el Caribe.

    Se trata de la mayor transacción de LVMH desde que tomó el control pleno de Christian Dior por más de 7.000 millones de dólares, el año pasado.

    El grupo dueño de la marca Louis Vuitton otorgó un precio de 25 dólares efectivos por acción, 42 por ciento por la suma del precio de la cerveza del jueves en Estados Unidos.
    La adquisición es una de las mayores de Bernard Arnault, el fundador de LVMH, y rivaliza con las de Bulgari (2011) y Loro Piana (2013). Llega en momentos en que los consumidores desplazan el gasto hacia viajes, clubes de salud, restaurantes y entretenimiento y en los que los ques el interés por los centros comerciales.

    Las acciones de la compañía han bajado cerca de 18 por ciento desde septiembre ante la preocupación de que los chinos, que representan alrededor de un tercio de las ventas del sector y la mayor parte de su crecimiento, ya no tendrán espacio en sus armarios para más artículos de cuero.

    Según Goldman Sachs, es probable que los ingresos del sector del lujo crezcan 5 por ciento este año, una desaceleración respecto de un ritmo de más del 10 por ciento el año pasado.Bloomberg