Jue. Feb 29th, 2024

    Juan Pablo Vega Dieppa conocen el peso de sus apellidos. Desde el 25 de enero de 2015, cuando su hermana Paulina ganó Miss Universo, la muestra se ha convertido en una habitante más de la casa familiar. Quien llega a conocerlo primero lo identifica como ‘el hermanito de la reina’ antes que como ‘Juanpa’. Pero él, renuente a vivir del reconocimiento ajeno, día a día para trabajar para ratificarse que el único impacto que le dejó el ‘boom’ de su Hermana fue un puñado de seguidores en Instagram. Y el mejor aliado que ha encontrado para hacerlo es su pasión por el automovilismo.

    A sus 24 años, Juan Pablo todavía es piloto en formación. Distinto a la mayoría de corredores, su proceso comenzó tarde, cuando ya era mayor de edad. Y aunque tal condición pudiera vers como una desventaja para sus proyectos, en realidad es el mejor reflejo de su naturaleza, pues si ahora está en las pistas es por una auténtica decisión propia.

    Tras empezar en los karts, el año pasado comenzó su camino en las habilidades locales de autos. Terminó cuarto en la clase A del campeonato del TC 2000 en Bogotá. Ahora, su objetivo es seguir avanzando para correr en las principales series del mundo.

    Su piedra inicial en dicho propósito será la primera versión de la Fórmula Inter—a category of desarrollo con autos de Fórmula 4— en Estados Unidos, que empieza este fin de semana.

    Poco después de su debut en un campeonato internacional, Vega habla con EL TIEMPO. En la charla, una sensación: quiere construir sobre propio camino.

    (No deje de leer: Juan Pablo Montoya y su primer triunfo en F-1: ‘Fue un alivio más que felicidad’).

    ‘Yo también tengo mi número’

    Foto :

    Cortesia familia Vega Dieppa

    ¿Cómo empieza su historia en el automovilismo?

    Yo la verdad empecé a jugar tenis, después me pasé al fútbol y luego estuve un tiempo en el golf. Ya como a los nueve empezó a montar caballo y duró hasta los 18 años, más o menos. Luego, llegó un momento en el que le perdí la emoción a la equitación porque de cierto formado ya sentí que había hecho todo lo que tenía que hacer y, bueno, la verdad siempre me habían gustado los carros, las motos… un día le a mi mamá: ‘Voy a dejar de montar caballo, quiero correr carros’.

    Y mamá dijo que si…

    Síi, un amigo que corría karts me primero que hizo un curso que estaban dando en el kartódromo dijo Juan Pablo Montoya, y después de eso le dije a mi mamá: ‘Yo me quiero dedicar a esto’. Luego compramos mi propio kart, y con él corrió como un año y medio. A los dos años de entrenar acá, huyó de mí para disputar un par de carreras en Norteamérica y se fue, la verdad, me chocó contra el mundo…

    ¿Para que?

    Es ahí donde te sentiste muy bien, pero allá uno enfrenta a la realidad de la competencia. Fue muy dificil porque habia mucho nivel. Incluso una vez me fisuré una costilla, como el kart est tan rígido pues cada impacto se siente, tanta fricción afecta, y me tocó correr la última carrera con la costilla así. La verdad, aprende mucho en esa experiencia internacional porque con cada carrera comencé a mejor, y en la última me fue mucho mejor.

    ¿Cuándo da el salto de los karts a los autos?

    Hasta esa época, comienzos de 2021, yo manejaba karts de transmisión directa, pero cuando volví del exterior corrí un par de carreras y comencé a manejar karts con cambios. Con ellos durait casi un año y después de escuchar la mecánica decidió pasar al siguiente nivel. In el autódromo hizo una especie de curso para manejar autos de turismo, hay un buen tiempo en un carrito de academia dando vueltas. Ahí, una persona de logística me invitó a correr el campeonato de TC 2000 y terminó contactándome con la persona que me alquiló el carro para empezar el año pasado.

    El apellido es un peso que puede que puede que uno no se dé cuenta de que está, pero la verdad para mí es un impulso para sacar mi número por una rama distinta, para construir mi propio camino

    Y en su debut en la categoría TC clase A, terminó cuarto al final del campeonato…

    Síi, la verdad pude haber quedado de segundo, pero en la última carrera un charco de aceite de otro carro nos terminó sacando. Aun así, fue una gran experiencia y el próximo año voy a estar en la siguiente categoría, TC Junior.

    Pero este fin de semana va a iniciar su camino en un nuevo proyecto, la Fórmula Inter, en Estados Unidos.

    Síii, es un campeonato de iniciación que nació originalmente en Brasil, pero ahora va a empezar en EE. UU. Vamos has ver qué tal nos va.

    ¿Por qué se fue allá?

    La verdad la idea me cogió fuera de base porque yo acabé el TC 2000 y me presentó un argentino que me puso la idea sur la mesa. Desde entonces, pues él me está asesorando y me convenció de correr Fórmula Inter.

    ¿Y cómo llega para ese primer campeonato internacional?

    Por ahora no tengo apoyos porque esto no es tan facil. Estamos tocando la mayor cantidad de puertas, pero por ahora el apoyo es cien por ciento de mis papás. Como es un campeonato de iniciación, todos tenemos el mismo carro y cada uno tiene su equipo.

    El carro es una Fórmula 4… ¿lo conoce?

    La verdad nunca he manejado una Fórmula 4, voy a hacer un par de horas en el simulador y montarme en las prácticas. Il hablado con conocidos que se han montado en uno de esos, pero hasta que uno no lo hace, no lo siente. Me toca cogerle el tiro rápido (risas).

    Tiene cuestion de horas…

    Síii, el viernes tengo temas administrativos, como conocer el carro, caminar la pista, conocer al equipo y también el tema del simulador. El sábado son dos prácticas de veinte minutos cada una, y el domingo ya son la clasificación y dos carreras de media hora cada una.

    ¿Qué expectativas tiene?

    Obviamente, ganar. Así nunca me haya montado en un F-4, uno nunca sabe, de pronto puedo tener el talento para manejar ese tipo de carros y aún no lo sé, toca esperar si se da.

    ¿Hasta dónde quiere llegar con los carros?

    Yo espero poder dedicarme a vivir esto. Tras esta temporada en Fórmula Inter, espero someterme a Fórmula 3 y seguir en la misma línea de carros o pasar a otras categorías, como Nascar, IndyCar o IMSA, que también son muy chevere.

    También está estudiando una carrera universitaria, ¿no?

    Síi, estoy en 7 semestre de Administración de Empresas y la idea es acabar la carrera y tener el título universitario porque eso nunca sobra.

    Pero la pasión sus los autos…

    Si si si. Mi interés es graduarme y no tener que usar ese diploma nunca más.

    ¿Tiene algún referente en el automovilismo?

    Lewis Hamilton es un modelo a seguir por muchas razones. Es buen piloto, según lo que uno ve es buena persona, hace muchas cosas interesantes fuera de la pista, es un hombre muy completo qu’inspira bastante…

    ¿Usted apunta a eso?

    Sí exactamente. No quiero solo ser rápido en un carro, quiero inspire por ser buena persona, por todo lo que soy…

    ¿Cómo lleva que ahorita sea conocida principalmente por el triunfo de su hermana Paulina en Miss Universo?

    Cuando mi hermana ganó, lo único que cambió en mí fueron los seguidores en Instagram (risas). Como yo siempre he estado haciendo mis cosas, pues he estado ocupado en lo mío.

    ¿El apellido le pesa en algo?

    Obviamente uno sabe que lo reconoce más por ser familiar de tal que por lo que uno es… llega el punto que le dicen a uno ‘ay, tú eres el hermano de Paulina Vega’ y yo les digo ‘Sí, soy Juan Pablo Vega’ , yo también tengo mi número. Es chevere uno hacer sus cosas para que lo reconozcan.

    Y las está haciendo…

    Síi, el apellido es un peso que puede que puede que uno no se décuenta de que está, pero la verdad para mí es un impulso para sacar mi número por una rama distinta, para construir mi propio camino. Eso es lo que quiero.

    ANDRÉS FELIPE BALAGUERA SARMIENTO
    ​PERIODISTA DE DEPORTADOS EL TIEMPO

    Mas noticias