Sáb. Feb 24th, 2024

    Un juez federal desestimó el lunes el argumento del expresidente Donald Trump de que tenía «inmunidad absoluta» en respuesta a una caso de Corte alegando que cometió violaciones de los derechos civiles en sus intentos de impugnar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020.

    La demanda, presentada por la NAACP, la Organización de Derechos de Bienestar de Michigan y otros, acusa al expresidente y al Comité Nacional Republicano de esfuerzos para privar a los votantes de sus derechos a través del acoso, la intimidación y los esfuerzos para evitar el conteo completo y la certificación de las boletas después de las elecciones de 2020. .

    los decisión señala que los abogados de Trump han argumentado previamente que él es «absolutamente inmune» a los daños por sus acciones dentro del «perímetro exterior» de sus responsabilidades oficiales como presidente.

    El juez federal de distrito Emmet Sullivan en Washington se puso del lado de los grupos de derechos civiles y escribió que la conducta de Trump después de las elecciones de 2020 fue «puramente política y, por lo tanto, más allá de los contornos de la inmunidad presidencial».

    “Si el expresidente Trump interfirió con la certificación del conteo de votantes, como alegan los demandantes aquí, tales acciones no constituirían una acción ejecutiva en defensa de la Constitución”, escribió Sullivan. “Por estas razones, el tribunal determina que el expresidente Trump no es inmune a los daños monetarios en esta demanda”.

    NBC News se ha comunicado con los abogados de Trump y el Comité Nacional Republicano para obtener comentarios.

    Sullivan permitió que los demandantes presentaran una demanda enmendada y condenó enérgicamente a Trump por representar «un riesgo futuro muy significativo para el derecho fundamental al voto de los demandantes».

    «El tribunal determina que las alegaciones de los demandantes respaldan el daño grave y sustancial causado por los esfuerzos continuos y continuos del expresidente Trump para intimidar a los funcionarios, difundir acusaciones falsas de fraude y poner en peligro el derecho al voto», dijo Sullivan.

    “El tribunal también es consciente de que los demandantes individuales son votantes negros que son particularmente objeto de las acusaciones infundadas de fraude electoral del expresidente Trump”, continuó.

    El caso se presentó antes del ataque al Capitolio el 6 de enero de 2021, cuando el entonces presidente cuestionó los resultados de las elecciones en varios estados. Es una de las múltiples demandas civiles presentadas contra Trump en los últimos años, en las que argumentó que en algunos casos era inmune a las demandas civiles como presidente en funciones.