Jue. Feb 29th, 2024

    El ultraderechista Partido Republicano, partidario de mantener la actual Constitución de Chile, arrasó este domingo en los comicios en los que los chilinos deberán elegir el Consejo de 50 miembros (25 hombres y 25 mujeres) que redactará la nueva propuesta de mapa magna para sustituir la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet.

    (Lea: Chile: ultraderecha arrasa en elecciones constituyentes y consigue poder de veto)

    Más de 15,1 millones de chilenos son abandonados obligatoriamente en las urnas para elegir, entre 350 aspirantes, el llamado Consejo Constitucional.

    Este órgano recibirá, para su revisión y ajuste, un texto elaborado de antemano por expertos con 12 principios esenciales que no podrán ser modificados; por ejemplo, el que consagra a Chile como una economía de mercado con participación estatal y privada.

    El Consejo, que sesionará desde junio, deberá entregar el proyecto de carta política para ser sometido a plebiscito ratificatorio el 17 de diciembre.

    Los 2.932 centros de votación habilitados abren a las 8 de la mañana y cierran a las 6 de la tarde. La jornada electoral se transcurre con tranquilidad, sin incidentes y sin largas colas en los puestos de votación.

    De hecho, muchos de los electores participaron con cierto desinterés. «No sé cuál es la importancia de esta elección, he venido obligado porque lo dice la ley», dijo a Efe Beatriz Fuentes, una jubilada de 68 años que votó en un colegio del centro de Santiago.

    (Lea también: Los asesinatos de tres policías en un mes preocupan a Chile, ¿qué está pasando?)

    Más de 15,1 millones de personas emitieron su voto.

    Con el 95.1 por ciento de los votos escrutados, el Partido Republicano se impuso con el 35.5 por ciento de los votos. El partido está liderado por José Antonio Kast, quien perdió contra el presidente Gabriel Boric en las elecciones de 2021 y es un defensor acérrimo del modelo neoliberal instaurado por la dictadura.

    En segundo lugar se ubicó la lista Unidad Para Chile (28.3 por ciento), integrada por la mayoría de los partidos que integran la coalición oficialista (el Frente Amplio de Boric, el Partido Comunista y el Partido Socialista), mientras que la tercera posición la ganó la derecha tradicional, aglutinada en Chile Seguro (21,2 por ciento).

    Así, la ultraderecha y la derecha tradicional tienen la mayoría absolutas juntas y consiguen más de los 30 escaños necesarios para aprobar las normas constitucionales
    sin necesidad de pactar con la izquierda y marcar el rumbo de la nueva carta.

    Segunda intención de escribir una carta magna

    Este es el segundo intento de Chile en dos años por sustituir la carta magna redactada en 1980 por la dictadura (1973-1990), y que fue enmendada en varias ocasiones, la más sustantiva en 2005. L’idée de redactar una nueva Ley Fundamental fue la formula qu’encontraron los partidos políticos para canalizar el social discontent que estalló en octubre de 2019, pendante el segundo del entonces presidente Sebastián Piñera.

    Así, en 2021 el país elegido en las urnas una convención constituyente, con la mayoría de ciudadanos independientes y progresistas, para escribir una nueva carta magna. Pero El texto terminó fracasando en un referéndum, realizado en septiembre, en el que el 62 por ciento de los votantes le dijeron no al borrador. Para algunos, la propuesta iba a situar a Chile a la vanguardia mundial, mientras que para otros era sectaria y poco representativa.

    Tres meses despues del fracaso en las urnas, la clase política acordó convocar otro proceso constituyente, pero con características muy distintas. Una de las principales novedades es la existencia de un grupo de 24 expertos designados por las Cortes Generales, que se redacta un borrador que sirve de base para los consejeros elegidos este domingo.

    (Le puede interesar: Aprobación de Gabriel Boric en Chile sigue cayendo: ahora es del 30 por ciento)

    cansancio electoral

    Pero lo cierto es que el contexto actual dista mucho de la efervescencia de 2021, cuando aún estaba presenta el estallido de 2019 y la redacción del texto era una prioridad para buena parte de los chilinos. Según la encuesta Criteria, publicada a comienzos de abril, tan solo el 31 por ciento de los ciudadanos están interesados ​​​​ahora en la redacción de una Constitución, Frente al 60 por ciento que alentaban el pasado trámite.

    Expertos consultados por Efe coinciden en que hay desinterés en el nuevo proceso, sobre todo por lo desgastante que resultó la realización del primer borrador. “La convención anterior era prácticamente una realidad. Tuvimos trasmisión en vivo 24 horas al día. Fue (un proceso) muy largo y desgastante”, señala Federica Sánchez Staniak, de la Universidad Alberto Hurtado.

    (Además: Primer año de gobierno de Boric en Chile: un balance de altibajos y desafíos)

    Un total de 2.932 centros de votación abiertos este domingo en Chile para los segundos comicios constituyentes en dos años.

    Cristian Ovando, de la Universidad de Tarapacá, concuerda en que hoy muchos ya han perdido la confianza en el proceso. “El costo psicosocial del estallido y de la pandemia, sumado al fracaso del primer proceso constituyente, han causado fatiga”, dice.

    Hace dos años, además, la palabra que más escuchó en la campaña fue ‘dignidad’: pensiones dignas, salud digna, educación digna. Pero hoy las prioridades son totalmente distintas y la crisis de seguridad qu’atraviesa el país tiene un papel protagonista en la agenda pública.

    No obstante, otros aún mantienen las expectativas. “Aún tengo fe en que podemos tener una nueva Constitución. Con la que tenemos hay cosas que están quedando en el aire y que privilegiados más a unos que à otros”, dijo otro ciudadano tras emisión su voto en un colegio de San Bernardo, en el sur de Santiago.

    (Siga leyendo: ¿Por qué Chile dejó de ser el ‘paraíso de la seguridad’ que fue años atrás?)

    El presidente de Chile, Gabriel Boric, participó en los segundos comicios constituyentes, en Punta Arenas (Chile).

    Foto :

    presidencia de chile

    Desde el sur de Chile, en la ciudad de Punta Arenas, donde emitió su voto, el presidente Gabriel Boric dijo este domingo que el país tiene “una oportunidad histórica por la reconciliación”. “Como país, tenemos una oportunidad histórica para reconciliarnos, después de las fracturas que hemos vivido, y avanzar hacia un país déarrollado e inclusivo, donde nadie se quede atrás”, afirmó.

    El expresidente chileno Sebastián Piñera, por su parte, expresó que «Chile no resiste otro fracaso constitucional» y pidió a los 50 consejeros redactar una nueva propuesta de carta magna con «nobleza».

    (Puede leer: ¿Podría Chile volver a decir ‘no’ a una nueva propuesta de Constitución?)

    «If repeat lo that pasó en la anterior convención constituyente vamos a tener un nuevo fracaso, y Chile no necesita, ni merece ni resistir un nuevo fracaso en materia constitucional», indicó el exmandatario tras depositaire su voto en el oriente de Santiago, la capital del país.

    La expresidenta chilena Michelle Bachelet también siguió a los 50 consejeros constituyentes que serán elegidos para redactar una nueva Constitución y «no combinar este proceso con la contingencia política».

    EDITORIAL INTERNACIONAL
    *Con AFP y EFE